ESTAS ENDEUDADO ? ES HORA DE NEGOCIAR COMO SI FUERAS EL DUEÑO DEL BANCO

Si yo te debo una libra esterlina, tengo un problema; pero si te debo un millón, el problema es tuyo. – John Maynard Keynes

En la actualidad el nivel de deuda que cada persona acumula se ha convertido en una carga asfixiante y en muchos casos impagable, acarreando problemas financieros, legales, laborales, familiares que no solo impactan al responsable directo, también se afecta de forma colateral a familiares, matrimonios, hijos, amigos, fiadores solidarios, entre otros, convirtiéndose en una situación que requiere de un esfuerzo extra para poder recuperar nuestra salud financiera, la mayoría de los académicos de temas de Finanzas y Economía han denominado el endeudamiento personal de nuestros días como una autentica epidemia global.

Antes de ir al banco e iniciar un proceso de negociación como todo un profesional de las Finanzas es importante definir si estamos en posición de ventaja o desventaja ante nuestros acreedores (Cobradores), es decir, si nuestros pagos los realizamos al día y por ejemplo si nuestra finalidad es obtener una rebaja de la tasa de interés, ya que las condiciones del Mercado han cambiado para beneficiarnos favorablemente o si por el contrario estimamos que nos atrasaremos en la cuota a pagar, hemos perdido el empleo, se ha presentado un gasto extraordinario o si estamos en bancarrota temporal, lo mas viable seria pedir un descuento importante de la deuda, plazos mas extensos y menor tasa de interes, tomando en consideración estos y otros factores te compartimos algunas estrategias para obtener el mejor resultado posible que nos permita obtener una rebaja o mejores condiciones de los montos que adeudemos, en esta entrega nos enfocaremos inicialmente en las Tarjetas de crédito, ya que cada instrumento financiero tiene características especificas.

ORGANIZACION: El primer paso es organizarse, reúne en un solo lugar todas tus tarjetas de crédito conjuntamente con los estados de cuentas a los fines de determinar cuánta deuda tienes, acto seguido realiza una lista con:

• Institución financiera con la cual tiene las tarjetas de crédito.
• La cantidad que debe de cada tarjeta de crédito.
• La tasa de interés que se le aplica a cada una, así como el monto y fecha de su ultimo pago.
• Número de teléfono de atención al cliente o el ejecutivo de su cuenta.
• Es de suma importancia identificar donde se encuentra la deuda, es decir, si aun permanece en el banco, si fue transferida a su departamento legal interno o si fue cedida o vendida a una empresa de cobros compulsivos

LA LLAMADA: Antes de realizar la primera llamada es necesario que practique en su casa y anticipe posible objeciones, a su vez entendemos que es recomendable empezar a negociar con la deuda de menor balance primero, en el entendido de que si usted nunca ha negociado, es bueno que adquiera experiencia y destreza para cuando sea el turno de los montos de mayor relevancia, lo que le permitirá tener más posibilidades de éxito en cada intento que realice, ya esta en contacto con el banco que sigue:

• Notifique de forma clara y educada que le gustaría obtener una tasa de interés más baja, eliminar su cuota de renovación anual si tiene una u obtener un periodo de gracia o mayor plazo para realizar los pagos, ya que esto le permitirá cumplir con sus obligaciones sin retrasos.
• En el supuesto de que duden en ofrecerle un trato, conteste que está considerando otras tarjetas sin cuota anual y tasas de interés más bajas, que esta decidido a transferir su deuda a otra institución si no pueden negociar un trato mejor, es importante tener presente que todo lo que prometa que hará debe ser ejecutado.
• No acepte un No como respuesta, si lo perciben nervioso, dudoso o que puede ser fácilmente convencido tomaran ventaja de usted, en todo momento debe permanecer calmado, educado pero insistente y firme en lo que desea.
• Si todavía se niegan, pregúntele si puede hablar con un supervisor, generalmente la primera persona que contesta el teléfono puede que no tenga el poder para decidir una tasa de interés más baja, alguien más arriba por lo general tiene la autoridad necesaria para negociar mejores términos sin ningún problema y conservarlo como cliente.
• Debe estar preparado para conversar con varias personas, realizar múltiples llamadas con tiempo promedio de duración de 25 a 45 minutos cada una, pues el objetivo de dicho proceso es que desista por cansancio y acepte las condiciones que ellos les presenten, recuerde que de tener éxito se estará ahorrando una suma importante.

• Si la negociación es con una empresa de recuperación de deuda o cobros compulsivos, generalmente este tipo de instituciones compran la deuda a las instituciones financieras por una suma muy baja de lo que realmente valen, en este sentido su proceso de negociacion debe iniciar ofreciendo como máximo un 10% o 15% del adeudo total hasta que cierre en un rango del 30% al 50% del monto adeudado.

OFERTA FINAL: Si todo lo anterior ha fallado aun queda un ultimo recurso que consiste en ofrecer un pago en efectivo ese mismo día o al dia siguiente si dichas instituciones les conceden algunas o todas las solicitudes que han realizado, habitualmente algunos bancos tienden a aceptar un menor monto, siempre y cuando el pago se realice a la brevedad.

NUNCA OLVIDAR: Todo lo pactado debe quedar por escrito, a su vez debe solicitar encarecidamente que su historial crediticio no se vea afectado, ya que ha realizado todo el esfuerzo posible para no incumplir con los pagos y plazos, dependiendo del país cualquier dato de mora, atraso o impago permanece en los sistemas de monitoreo de crédito por lo menos 7 años.

Mas allá de si obtenemos el éxito o no en la negociación, el problema principal es que nuestras finanzas personales han sido gestionadas de forma incorrecta, salvo que haya existido una causa de fuerza mayor que nos empujara a adquirir grandes volúmenes de deuda, es imperativo realizar los ajustes necesarios que nos permitan vivir de acuerdo a nuestras posibilidades, a su vez si conoce o estima que su capacidad de pago puede ser afectada por equis circunstancias sea proactivo y contacte a su institución bancaria para que juntos puedan desarrollar un plan en el que ambos salvaguarden sus respectivos intereses.

Negociemos libres de miedo. Pero no temamos negociar. – John F. Kennedy

Saludos,

 

REVEX

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s